El acogimiento familiar es una medida temporal que permite a niños y niñas en situación de desprotección, disfrutar de un entorno familiar y de estabilidad emocional. Es una medida solidaria que busca normalizar su infancia ya que han sufrido situaciones negativas para su desarrollo.

De todos los elementos que conforman el desarrollo de un menor, el entorno familiar es el más preciado de todos, donde se trasmiten los valores y conocimientos acumulados por nuestra sociedad, desde donde se proporciona cariño incondicional y seguridad, elementos indispensables para conformar su crecimiento. Sin embargo, existen casos en los que no pueden satisfacer sus necesidades dentro de su propia familia. Esta situación es vivida como negativa y no porque ellos lo hayan decidido así, sino porque las circunstancias familiares lo han determinado.

Ante esta problemática se pone en marcha el Programa de Acogimiento Familiar de Menores, un recurso que permite a estos niños y niñas disfrutar de un entorno familiar, lo que potencia su desarrollo físico, psíquico y social. Desde la Asociación Alcores buscamos hogares solidarios que puedan aportar a estos niños y niñas el cariño y la estabilidad que necesitan.

Es por ello, que los integrantes de la plantilla del Decano y su cuerpo técnico, han tenido a bien colaborar con la causa que promueve la asociación onubense Alcores y han contribido con la adquisición de las pulseras que se están expediendo para la concienciación de esta iniciativa que pretende dar acogida a muchos menores que necesitan el calor de la familia.