Victoria lejos de casa que llega de manera dulce con un tanto en tiempo añadido, tres puntos que saben mejor por la gran afición desplazada a San Fernando. El empuje de los recreativistas ayudó durante los 90 minutos al equipo y éste le devolvió el favor con el gol final.

El primer tiempo fue de domino onubense, el Decano saltó con intensidad al césped de Bahía Sur y pronto se le pondría el partido de cara con la expulsión por doble amonestación de Toni Doblas. Frente a un rival con diez, los de Ángel López se crecieron y volcaron sobre la portería isleña pero sin acierto, el encuentro abusaba del balones por alto y de una disputa que llevó a numerosas amonestación para ambos equipos.

Cuando sólo faltaba el gol para culminar la primera parte, llegaba el descanso, que se recibía esperando la mejora suficiente para que el Recre se adelantase, pero todo lo contrario, el San Fernando a la vuelta de vestuarios se creció, sabiendo taponar los ataques onubenses y saliendo rápido al ataque. Peor panorama se vislumbraba cuando en el 62 Nacho Monsalve ve la segunda amarilla y es expulsado. Las fuerzas se igualaban pero el partido no cambiaría, seguiría espeso, falto de ocasiones y brusco, con un rosario de tarjetas que sólo lograba evitar la continuidad en el juego.

En los minutos finales, sólo destacar un duro disparo de Rafa de Vicente desde la frontal que es despejado por el guardameta Ramírez y algún acercamiento local que poco trabajo generó para Marc Martínez. Ya en tiempo de prolongación, una genialidad de José Carlos Lazo que recibía en banda derecha, trazaba la diagonal hasta la frontal y con su pierna mala colocaba un balón en la escuadra de la portería del San Fernando, un tanto celebrado como un título por futbolistas y aficionados ya que llegaba in extremis cuando el empate se daba casi por seguro.

Poco se jugaría hasta el pitido final logrando así la cuarta victoria consecutiva que sólo remarca el camino a seguir.