Y llegó la ansiada segunda victoria de la temporada para el Decano, después de cosechar tres empates que supieron a poco, hoy los de Casquero dieron un premio a su afición que volvió a acudir en masa al feudo onubense.

No sería un camino de rosas los 90 minutos disputados en el Nuevo Colombino, el conjunto extremeño empezó dominando, robando la posesión del balón y realizando llegadas de peligro al marco de Marc Martínez. El guardameta barcelonés estuvo atento a las acometidas del rival cuajando un buen partido pero fue sorprendido en el minuto 14 cuando un gran pase dejó sólo al delantero azulgrana, que lo regateó y disparó entre los dos palos pero gracias a la intervención de Iván Malón y Julio se evitó el primer gol.

Al Decano le costó estirarse, pero cuando lo hizo sacó petróleo, un balón largo para Boris fue peleado hasta el extremo de provocar penalti tras su combinación con José Carlos Lazo, el portero García derribó al de Sanlúcar de Barrameda y el colegiado no dudó en señalar el tiro desde los 11 metros. El ariete que se había fabricado la jugada quiso además remarla con el tanto y así adelantar a los suyos.

Los extremeños no perderían cuerda al partido y no tardaron en igualar la contienda, una gran jugada de Kike Márquez desde banda derecha acababa con un centro medido a la cabeza de Willy que mandó a la red el esférico haciendo reiniciar la disputa por los tres puntos.

Tras el descanso, los recreativistas tomaron la iniciativa y en el 48 ya avisaban, un cabezazo de Carlos Calvo terminó por impactar en el larguero, y luego Boris mandó fuera un buen centro. Con éste preámbulo no se podía hacer esperar más el tanto albiazul y en una falta señalada muy lejos del área extremeña, Carlos Carlos con un centro-shut haría el gol de la victoria, el balón botó frente al portero y posteriormente entró pegando en el larguero, imposible para cualquiera.

El equipo extremeño metería leña al fuego hasta el final, con llegadas problemáticas para la defensa onubense y haciendo retroceder a los de Casquero, pero sin ocasiones claras el Decano aprovecharía para inyectar velocidad a sus contras. Núñez de este modo, explotó una de sus virtudes y protagonizó varias jugadas por banda que apunto estuvieron de sentenciar el partido de no ser por la falta de acierto en la finalización.

Los minutos finales se enloquecerían y habría claras ocasiones para ambos conjuntos, un cabezazo fuera de Airam para los visitantes y un mano a mano de Boris que no aprovechó. Por suerte, el marcador no se movería y llegaría la victoria recreativista.

Fotos: Pablo Sayago