El Decano se proclamó campeón del Trofeo de la Sal arrebatándole el título al anfitrión, el San Fernando. El conjunto isleño realizó un partido intenso, mostrando sus ganas de agradar ante su afición y llevarse el preciado premio. Pero por su parte, los de Casquero realizaron un encuentro muy serio, mostrándose sólidos en defensa y faltos de efectivos en zonas atacantes.

La primera mitad fue marcada por el intercambio de golpes, ambos equipos buscaban puerta aunque no encontraban ocasiones claras, la disputa del balón estaba en ciernes pero sin un dominador claro. Bruno Herrero a punto estuvo de sorprender en un cabezazo para rematar una falta lateral, el tiro se marchó fuera. Al poco después, la réplica del Recre, con un gran centro de Carlos Calvo y remate de Lazo que acaba en las manos de Doblas.

Sin más que destacar, llegaba el segundo tiempo en el que los isleños irían tomando peso en el duelo y donde la alegría en el juego de los onubenses se tornaría en seriedad defensiva, ya que los locales fueron sumando minutos de posesión y llegadas al área que o bien eran disipadas por la zaga o repelidas por Marc Martínez. Por parte recreativista, Lazo estuvo cerca de batir a Doblas a centro de Segura, y en el 85, Núñez pudo inaugurar el marcador si hubiera materializado una pena máxima señalada sobre Ale Zambrano, pero de nuevo el guardameta azulón evitó el tanto.

Cumplidos los 90 minutos, la partida tuvo que ser resuelta desde los 11 metros y en la fatídica tanda de penaltis, salió vencedor el Decano, donde Victor Barroso anotó el lanzamiento definitivo haciendo que el Trofeo de la Sal viaje a tierras onubenses.