En plena expansión del Real Club Recreativo de Huelva, en los inicios de la década de los años 60 y bajo la presidencia de don José Luis Díaz González, el club se abre a otras modalidades deportivas, como atletismo, baloncesto o tenis de mesa, siendo en este último deporte en el que se clasificó como campeón provincial con los jugadores Garrido, Lopa y Conde. Asimismo, tanto el baloncesto como el atletismo comenzaban a cosechar grandes resultados en sus respectivos campeonatos provinciales.

Esta fue una directiva muy trabajadora y activa en beneficio del club. Entre otras cosas, redactó los estatutos para la concesión de la medalla del club, con el deseo de recompensar el trabajo, la lealtad, la dedicación y la defensa de la entidad a aquellas personas o entidades que así lo demostrasen. Así, se les otorgaría una medalla de oro con el escudo del club y con un lazo blanco y azul. Solo se otorgaría una por temporada y sería sometida a votación por la junta directiva, previo estudio de los méritos que se vean del posible candidato, y aprobada por unanimidad de todos los miembros. La primera medalla del club fue otorgada a don Ramón López García, antiguo directivo, presidente y pilar fundamental para el mantenimiento del club en su larga trayectoria.

El equipo juvenil de fútbol también alcanzaba grandes cotas de éxito. Hasta el punto de que varios de sus jugadores fueron llamados para formar parte de la Selección Andaluza. Ya el 20 de febrero de 1963 la junta directiva felicita a sus jugadores juveniles Borrego, Feria, Peguero y Robles por su incorporación al combinado andaluz para participar en el campeonato de España.

Con este equipo juvenil compuesto por jugadores de Huelva como Pérez Domínguez, De la Corte, Ricardo, Visera, Feria, Chinchón, Matito, Hachero, Casado, Lorenzo, Menacho, Peguero, Borrego, Robles, Pepín, Aranda, Pineda, Carlos, Suero, Torres, Sierra, Herrerita, Medina, Fede y Pedrito, es con el que se alcanzan las más altas cotas en la categoría juvenil de nuestro club, llegando a las semifinales del Campeonato de España, tras haberse proclamado previamente campeones de Andalucía. El 11 de mayo de 1963, en las semifinales del Campeonato de España, el equipo juvenil fue eliminado por el Athletic de Bilbao.

En esta misma temporada 1963/64 el segundo equipo del club logra el ascenso a Tercera División, concretamente el 30 de junio de 1964. Este hecho fue también un auténtico acontecimiento en la ciudad, ya que el primer equipo había ascendido a Segunda dos temporadas antes y esto cerraba un ciclo de éxitos deportivos para el Real Club Recreativo de Huelva.

La junta directiva decide con el comienzo de la temporada 1964/65 que el segundo equipo del club, que comenzaba su andadura en la Tercera División con jugadores que en su mayoría procedían del juvenil de la anterior campaña, pasara a llamarse Atlético Onubense, y vistiendo camiseta blanca con una sola franja azul en diagonal, calzonas azules y medias azules con la vuelta blanca.

El 22 de septiembre de 1964 la afición se identifica con este equipo plagado de jóvenes promesas onubenses que ya venían dando grandes alegrías al club. Esta temporada no podía ser de otra manera y el filial queda clasificado en Tercera en mejor posición que el primer equipo en Segunda, lo que hace que los aficionados asistan en un número importante a ver los partidos del Atlético Onubense.

Algunos jugadores de este equipo empiezan a ser llamados por otros clubes de fuera de la provincia, mientras otros pasan a formar parte de la primera plantilla, con lo cual se empieza a dar ese efecto dominó que hace que subieran jugadores de los juveniles y otros jugadores de la provincia para nutrir al Atlético Onubense. Es el caso de Rodrigo, Isabelo, Ignacio, Menacho o Fernandito. No podemos olvidar tampoco la gran labor que hicieron los entrenadores de la cantera desde infantiles, juveniles, equipo amateur, equipo de Tercera División y primer equipo de la época como Aurelio, Fernando Guillamón, Ramón Cobos, Casimiro, Benavente, Manolo Lebrón, Enrique Ales o Francisco Antúnez.

La parte institucional comienza a dar signos de cansancio y de poca ilusión, y el 18 de mayo de 1964 dimite como presidente don José Luis Díaz González por motivos de salud y se produce un vacío de poder en el club. Se nombró una junta gestora con algunos de los miembros de la junta directiva anterior, aunque no pudieron tomar grandes decisiones. Esta situación se prolongó hasta que el 7 de septiembre de 1965 don José Luis Martín Berrocal asumió la presidencia y nombró una nueva directiva con otros seis miembros. Este fue para el club un periodo muy movido de grandes fichajes, de pase de jugadores del Atlético Onubense al primer equipo, de compra y venta de jugadores, lo que creó grandes agravios en el seno del club. Muchos cambios de entrenadores, jugadores, de incorporaciones de jugadores con nombres rimbombantes procedentes de otros grandes clubes con la idea de subir a Primera División, cosa que no sucedió.

Durante este periodo se fundó el Trofeo Colombino y se le puso iluminación al estadio. El 29 de noviembre de 1967 la Federación Española de Fútbol le comunica al club que el presidente José Luis Martín Berrocal había sido sancionado con dos años de inhabilitación para todo cargo deportivo dentro del club. Vuelve a producirse un gran vacío de poder con juntas gestoras, la primera presidida por don Manuel Corredera Estévez y la segunda, por el delegado provincial de la Federación Andaluza de Fútbol en Huelva, don Francisco González Rodríguez. Después de varios meses con esta situación anómala, se convoca una asamblea de socios para definir el futuro del club y, después de un amplio debate y de varios meses de incertidumbre, se nombra como presidente a don José Luis Díaz González con fecha de 3 de octubre de 1968.

Curiosamente, esta fue la fecha más fatídica para el Atlético Onubense, ya que en esa misma junta, el directivo don Andrés Estrada Manzano, a su vez presidente de la comisión de los equipos de la cantera, informa al presidente y a la junta directiva de la necesidad de retirar al Atlético Onubense de la Tercera División en plena competición, terminando así con unos años de éxitos para muchos jugadores de la cantera que tantas alegrías habían dado a la afición.

Así, José Luis Díaz González, con su primera junta directiva, fue el impulsor del Atlético Onubense y, cuatro años después, el mismo presidente con otra nueva junta el que cerró su vida deportiva, dejando un gran sabor de boca para todos los aficionados de la provincia de Huelva, que siempre estarán a la espera de su nueva aparición.

 

Históricos del Atlético Onubense

A continuación nombramos algunos jugadores del Atlético Onubense que llegaron a jugar en primera división y en alguna de las selecciones española, andaluza, y universitaria española.

 

Julio Peguero

JULIO PEGUERO, en la selección andaluza.

 

Isabelo

ISABELO RAMÍREZ, jugador de primera
división en el Sevilla, Celta de Vigo, Racing de Santander, y Real Club Recreativo de Huelva, así como en la selección Española sub 23.

 

González Robles

GONZÁLEZ ROBLES, jugador del primera división con el Sevilla, y selección Española universitaria.

 

Fernandito

FERNANDO FERNÁNDEZ (FERNANDITO), jugó en primera división con
el Sevilla y con el Hercules de Alicante.

 

Chinchón

MANUEL TOLEDANO CHINCHÓN (CHINCHÓN) jugó en primera división toda su carrera provisional con el Racing de Santander.

 

Antonio Bernardo La O Leñero