Un Recreativo valiente volvió a verse castigado por la falta de acierto de cara a gol. Una buena salida hizo que el Decano acumulara ocasiones en la primera media hora. Rafa de Vicente llegaba con potencia al área y lanzó dos buenos tiros lejanos que se sumaron a los de Antonio Domínguez, muy incisivo con sus diagonales. Precisamente en una de las internadas del puntaumbrieño, el portero tuvo que sacar una mano milagrosa para desviar al larguero un balón que entraba con fuerza. Esa fue la gran ocasión de un Recre que ya merecía ir ganando con comodidad. Sin embargo, a la salida de un córner, un despiste en la marca hizo que Pawel rematara a gol prácticamente en la primera ocasión del Granada B. Los onubenses, noqueados por el inmerecido gol, veían como dos minutos más tarde una buena jugada nazarí con apertura a banda acababa con un centro raso al área que remataba Entrena para poner un 2-0 que nadie podía creer. Era el minuto 40 y, aunque el Recre lo siguió intentando, lo mejor que podía pasar era que llegara el descanso para retomar fuerzas físicas y mentales.

Y efectivamente así fue. El Decano salió bien plantado y estiró sus líneas apostando por el control de balón. Las contras del filial granadino eran peligrosas por los riegos que asumía el Recre, pero lo cierto es que el partido terminó sin que tiraran a puerta en la segunda mitad. En el minuto 58 una falta lateral sacada a la perfección por Antonio Domínguez la remataba Rubén Mesa para acortar distancias. Pavón movió ficha y pidió un doble cambio: Ernesto entraba por Iván Robles y se colocaba como carrilero y Miguelito por Rafa de Vicente. Miguelito aportó tranquilidad con la pelota y pases entre líneas a un equipo que ya estaba roto entre atacantes y defensas. En el minuto 77 una jugada embarullada del Recre en el área granadina -donde incluso se pidió penalti- terminó con el balón en los pies de Rubén Mesa que lanzó un tiro raso pegado al poste para poner el empate. De ahí al final hubo intentos recreativistas con más corazón que cabeza pero el cansancio empezaba a hacer mella. La entrada de Waldo por Núñez aportó algo de respiro al ataque albiazul, aunque finalmente no pudo culminar la remontada.

El partido terminó con esa sensación agridulce de haber merecido más pero estar contentos por haber conseguido sobreponerse a los dos goles en contra. Ahora toca hacer números y llenar el estadio el próximo domingo.
#VamosRecre #ComoSea

*FOTO: Granada CF