Derrota amarga del #Decano en un partido que bien pudo haber acabado en goleada local pero fue de esos días en los que el balón no quería entrar.
 
Se le atragantó a los chicos de Pavón el comienzo del partido, en el minuto 1, una falta cercana a la esquina del área recreativista fue ejecutada magistralmente por Sergio Narváez, el cuero superaba la barrera y batía al guardameta onubense.
 
Un palo que para nada afectó al equipo, seguidamente planteó el guión que tenía preparado y lo llevó a cabo casi a la perfección, casi porque lo único que faltó fue el gol. Intensidad desde el inicio que se transformó en innumerables ocasiones, Núñez en el minuto 7 ya avisaba con un remate que se marchaba a la derecha del cancerbero almeriense. En la siguiente jugada, Sedeño se metía hasta la cocina donde calló derribado y lesionado. El colegiado no pitaba nada y el lateral acabaría sustituido instantes después.
 
En el 18, Rafa de Vicente llegaba a línea de fondo y pondría un balón en el corazón del área que provocó el caos rival, tras varios intentos, la zaga conseguiría despejar. El acecho albiazul no pararía aunque quizás se abusaba de balones exteriores en cuyos centros no encontraban rematador por muy poco, los ¡uys! se sucedían mientras que el conjunto visitante se conformaba con acumular hombres en campo propio y lanzar alguna contra aislada que apenas inquietó.
 
Llegando al minuto 40, el #Recre dispuso de una doble ocasión para marcar, se respiraba el gol desde hace mucho pero eso no hizo que Miguelito marcara a pase de Núñez, ni posteriormente Antonio Domínguez en el rechace.
 
El descanso llegaba casi a incomodar debido a la insistencia local en ataque, no se quería perder tiempo. En la reanudación, los de Pavón siguieron con el monólogo poniendo una marcha más, lo intentaron por medio de Miguelito, que tras un discreto primer tiempo quiso redimirse teniendo hasta tres ocasiones desde el 45 hasta el 55 de la segunda parte, donde algunas veces la falta de puntería y en otras el guardameta, evitaron la igualada.
 
No cambiaría el panorama, el Decano lo intentaba de todas las maneras posibles y en el 61 se toparía con el larguero en un balón que peinó Antonio Domínguez. No sería con lo único que se toparía, en la siguiente jugada, la figura del guardameta Álvaro García apareció para salvar in-extremis un gran tiro del puntuambrieño, el rechace lo aprovechó Bonaque pero de nuevo, una mano del portero evitó el gol.
 
De todas las formas y colores fueron las ocasiones, hasta hubo un gol fantasma, el esférico se le escurría de las manos a Álvaro García y en la misma línea de meta apagaba el fuego.
 
Los minutos pesaban y el conjunto celeste aprovechó las molestias físicas de Ubay Luzardo y Miguelito para acercarse al marco de Rubén Gálvez aunque sin claras ocasiones, un disparo lejano y un córner sin consecuencias le daría el testigo de nuevo a un Recre que iba descaradamente a por el encuentro.
 
El central canario dejaría su sitio para un Manu Torres que le daría al equipo esa chispa que empezaba a faltar, el canterano tuvo sus ocasiones, un chut alto, un duro disparo que creó problemas al portero rival y una clara ocasión en la que tanto él como Domínguez se estorbaron en la que pudo ser la jugada clave del partido allá por el 82.
 
Nuestros chicos no se rendirían y lo siguieron intentando hasta el final pero ya con menos acierto. Finalizaba así un partido que cualquiera de los presentes no creería haber perdido, de hecho el grupo fue ovacionado a su salida del verde y es que el esfuerzo y el juego desplegado en la tarde de hoy bien valía un resultado más generoso. Toca seguir luchando, la próxima semana visitamos el campo de La Roda, un rival directo al que no se le puede dar vida, estamos seguros que allá donde vayamos tendremos el apoyo de nuestra afición.
 
En la previa del partido, se le hizo entrega de una camiseta firmada a Diego Barba y a David Sánchez, ambos nadadores paralímpicos onubenses y muy recreativistas que recientemente han conseguido varias medallas en los Campeonatos de España, sin duda, unos campeones que dan ejemplo de lucha y superación.
 
Fotos: Alberto Díaz Pérez