Hoy podemos recordar, con orgullo y satisfacción, que hace justo un año, en la ya histórica fecha del 22 de octubre de 2015, el recreativismo se echó a la calle para decir alto y claro que iba a luchar hasta el final para salvar al Decano del Fútbol Español.

Los colectivos convocantes, junto a peñas, asociaciones, instituciones, partidos políticos, medios de comunicación, familias enteras y recreativistas de a pie, se unieron para manifestar su rechazo a la pésima gestión que tenía al Club en una situación extrema y dar así el primer paso para insuflar al enfermo las fuerzas que le permitieran continuar con vida.

Desde el viejo Colombino, tras el lema ‘HUELVA POR SU RECRE’, avanzó una inmensa marea blanquiazul que se fue desbordando, a su paso por el Barrio Inglés Reina Victoria, el histórico Velódromo y la Casa Colón, hasta alcanzar el corazón de la antigua Onuba.

El lejano origen decimonónico del Real Club Recreativo de Huelva, su presente y su futuro se dieron la mano delante de la Casa Colón, junto a la estatua de nuestro primer presidente, cuando una niña, precisamente de nombre Esperanza, se dirigió a los presentes para terminar diciendo:  

“Por nuestros pioneros, que nos legaron el inmenso regalo de crear en Huelva el primer club de fútbol de España. Por todas las generaciones de recreativistas que nos precedieron y supieron mantener viva la llama de este club único y por los que vendrán detrás de nosotros, a los que no podemos arrebatarles la emoción de vibrar con su Recre. ¡No vamos a permitir que el Decano muera! Con el recreativismo unido podremos conseguirlo.
¡¡Viva el Recre!!”

Toda España fue testigo de que Huelva y su afición no iban a dejar morir un patrimonio tan valioso como el Club más antiguo del país. Desde entonces, y durante este último año, el recreativismo ha sabido volcarse en numerosas iniciativas: apoyo a los sufridos empleados para que resistieran, a los jugadores para mantener deportivamente la nave a flote, históricos llenos en el estadio, campaña de salvación para recaudar las cantidades necesarias que impidieran el descenso administrativo… Y la luz del Recre no se apagó. El corazón azul y blanco no dejó de latir.

El Recre hoy está vivo. Y lo ha salvado su afición. Es verdad que aún queda mucho. Hay problemas vitales que resolver pero todos juntos lo vamos a lograr. Y entonces podremos mirar hacia atrás con orgullo para ver el camino que el recreativismo inició aquel 22 de octubre.

 

Área de Historia del RC Recreativo de Huelva